SALVANDO A LA MARIPOSA MONARCA

La migración multi-generacional de la mariposa monarca es legendaria - un viaje de más de 2,000 millas de México a Canadá, realizado por animales que pesan menos de un gramo. La monarca desempeña un papel único y prominente en la imaginación de nuestro país, especialmente teniendo en cuenta que es un insecto. Estas criaturas son embajadoras de la naturaleza en los jardines de las personas y símbolos del verano al aire libre.

Sin embargo, estas mariposas, una vez una imagen común, están cayendo en picada hacia la extinción debido a las amenazas a escala de paisaje de los pesticidas, el desarrollo y el cambio climático global. En sus campos hibernación una vez hubo tantas mariposas monarcas que el ruido de sus alas era descrito como una corriente de olas o una lluvia de verano. Las primeras descripciones de los periódicos describen las ramas de los árboles que se rompían bajo el peso de tantas mariposas y describen las masas de las mariposas como "la personificación de la felicidad." El recuento de la mariposa monarca 2016 mostró que en los últimos 22 años, estas mariposas se redujeron en un 68 por ciento, con la población en 150 millones de mariposas — no es el más devastador de los descensos, y una maravillosa noticia teniendo en cuenta el recuento verdaderamente alarmante en 2015 de tan sólo 42 millones, el segundo más bajo desde que comenzaron las encuestas en 1993. •

Pero considere también: Que ese número de 42 millones significó que la mariposa había disminuido en un 80 por ciento durante un período de 20 años, lo que significa que si se agruparan todas las monarcas de su población más alta a mediados de la década de 1990 en campos de fútbol, el área que cubrirían se había reducido en tan sólo dos años de 39 campos a un área apenas más grande que un campo.

También los expertos en mariposas esperaban que los números incrementaran — como lo hicieron, en 2016 - debido a las condiciones climáticas favorables de verano en las zonas de reproducción de la especie en Estados Unidos, ya que las poblaciones de mariposas fluctúan ampliamente con el cambio de clima. Las mariposas monarca necesitan un tamaño de la población muy grande para poder resistir las amenazas de los fenómenos meteorológicos severos, los pesticidas y el cambio climático. Para poner las cosas a escala: Una sola tormenta en 2002 mató a unas 500 millones de mariposas monarca.

El corazón de la extensión que abarca la mariposa monarca en EE.UU. es el "Cinturón del Maíz" en el medio oeste de EE.UU., donde la mayoría de las monarcas del mundo nacen en las plantas de algodoncillo que crecen en los campos agrícolas. Debido a la fumigación en todas partes con Roundup en el maíz y la soya que han sido modificados genéticamente para resistir a los herbicidas, la monarca está en  problemas en el núcleo de su extensión, ya que su planta huésped única, el algodoncillo, está desapareciendo. En un doble golpe, el cambio climático está minando las condiciones climáticas estables y las predecibles estaciones de floración que las monarcas necesitan para completar su migración. El cambio climático también amenaza el hábitat de hibernación de estas mariposas en los bosques de las montañas de México. Al igual que el Parque Nacional Joshua Tree que pronto dejará de apoyar a los árboles de Joshua. Se espera que la Reserva Internacional Monarca en México se convierta en climáticamente inadecuada para las monarcas a finales del siglo.

Las mariposas monarca son culturalmente importantes en México debido a que su llegada en el otoño coincide con el comienzo de las celebraciones del Día de los Muertos, y algunos creen que representan las almas de los difuntos. México también juega un papel muy importante en la protección de las mariposas monarca ya que todas las monarcas que pasan el verano al este de las Montañas Rocallosas migran a los bosques de oyamel en las montañas de México para pasar el invierno agrupadas en los árboles.

En Agosto de 2014 el Centro y sus aliados realizaron una petición para proteger a las monarcas como “amenazadas” bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción de EE.UU., el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. declaró que las especies podrían necesitar protección. En Diciembre de 2014 el Servicio determinó que la protección podía ser otorgada, desencadenando una revisión del estatus del que mariposa que, por ley, debe ser completada dentro de 12 meses. Pero para marzo de 2016 el Servicio todavía no había emitido una decisión final — así que el Centro para la Diversidad Biológica y el Centro por Seguridad de Comida presentaron una demanda en contra del Servicio por su fracaso en proteger a las mariposas monarca.

La disminución de las monarca es un precursor del cambio ambiental extendido. La caída en picada de la población de esta mariposa, junto con la disminución de muchas otras mariposas y abejas, pone también en peligro el bienestar de las personas, debido a que la seguridad alimentaria de los seres humanos depende de los servicios ecológicos que proporcionan los polinizadores. La historia muestra un trágico récord de caída inesperada de especies abundantes y generalizadas. La complacencia y los falsos supuestos positivos acerca de la capacidad de recuperación de las especies antes comunes pueden tener consecuencias trágicas cuando la acción oportuna no se lleva a cabo para proteger a sus poblaciones. La migración de la mariposa monarca está en riesgo de perderse a menos que los seres humanos tomen una acción rápida para protegerla.

 

PERFIL DE LA LEY DE ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

ESTADO DE PROTECCIÓN: No aparece en la lista

ALCANCE: La gran mayoría de las monarcas del mundo emigran de México a Canadá, se reproducen en los Estados Unidos y el sur de Canadá durante el verano, y pasan el invierno en México

AMENAZAS: La pérdida del algodoncillo en el Medio Oeste debido a la fumigación con Roundup (glifosato) sobre los cultivos genéticamente modificados; la dispersión, el cambio climático global, los pesticidas, el desarrollo de los campos de hibernación en California, la tala de sus zonas de hibernación en México

EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN: Las mariposas monarca han disminuido a través de América del Norte en más del 80 por ciento en los últimos 20 años. A mediados de la década de 1990 había aproximadamente 1 mil millones de monarcas, pero a partir del invierno de 2013 a 2014, la población había disminuido a 35 millones.

 

HISTORIA NATURAL

MARIPOSA MONARCA } Danaus plexippus plexippus
FAMILIA: Nymphalidae

DESCRIPCIÓN: La monarca es una gran mariposa naranja que vuela con sus alas sostenidas en forma de "v". Las alas tienen prominentes venas oscuras y dos filas de manchas blancas en los bordes, y el cuerpo es oscuro. La envergadura varía de 89 a 105 milímetros (aproximadamente 3,5 a 4 pulgadas). Los machos son más grandes que las hembras y tienen una mancha oscura visible a través de una vena en sus alas posteriores.

HÁBITAT: Las orugas monarca necesitan del algodoncillo como planta huésped, que proporciona toxinas para protegerlas de la depredación. Los adultos se alimentan de néctar de una variedad de flores. Las monarcas se  posan en los árboles, a menudo cerca de cuerpos de agua. Las monarca, en los estados del norte, se posan sobre todo en las coníferas y árboles de maple, mientras que las monarcas en el sur comúnmente se posan en los árboles de nuez y roble. Las monarcas pasan el invierno en los bosques, formando racimos de mariposas en un estado de diapausa, que es como la hibernación. Los bosques proporcionan protección contra el viento y las tormentas y la exposición a la luz solar moteada para mantener las mariposas lo suficientemente calientes como para no congelarse, pero lo suficientemente frías como para no romper la diapausa y agotar las reservas de grasa que necesitan para sobrevivir el invierno. En México, las monarcas pasan el invierno principalmente en los árboles de oyamel, y en California se agrupan en los árboles de caucho, pino, ciprés y sicomoro.

ALCANCE: La gran mayoría de las monarcas del mundo emigran de México a Canadá, reproduciéndose en los Estados Unidos y el sur de Canadá durante el verano, y pasan el invierno en México. Una población más pequeña se reproduce al oeste de las Montañas Rocallosas y pasa el invierno en la costa de California, aunque esta población se entremezcla con la población oriental más grande. Poblaciones periféricas pequeñas, no migratorias se han introducido en muchas áreas fuera del territorio continental de Estados Unidos desde la década de 1800.

MIGRACIÓN: Las monarcas son conocidas por su espectacular migración multi-generacional de México a Canadá. Las mariposas vuelan hacia el norte desde el interior México a partir de finales de febrero y siguiendo la progresión de la floración de algodoncillo conforme avanza la primavera y el verano. Empiezan poniendo huevos en algodoncillos frescos en el norte de México, Texas y el sur de Oklahoma, y en menor medida en Luisiana, Florida y otros estados del Golfo, en general, entre mediados de marzo y principios de mayo. A finales de abril las mariposas de primera generación - descendientes de los migrantes de México - continúan moviéndose hacia el norte, poniendo huevos en todo el Medio Sur hacia el Medio Oeste y el Norte. Luego, en junio, la colonización principal del Medio Oeste y del Norte se lleva a cabo con dos o tres generaciones más que se producen allí antes de que inicien la migración al sur en agosto. La mayoría de las monarcas al oeste de las Montañas Rocallosas migran a sitios en la costa de California para pasar el invierno, aunque algunas vuelan a México.

REPRODUCCIÓN: los adultos reproductores se aparean por primera vez unos pocos días después de la metamorfosis. Las hembras ponen los huevos en el algodoncillo después del apareamiento. Durante un verano promedio en América del Norte, se producirán varias generaciones de mariposas reproductivas. Las monarcas en la generación migratoria de otoño entran en diapausa reproductiva para el invierno. La generación de monarcas de primavera y verano viven de dos a cinco semanas, y las monarcas de la generación de invierno viven de cinco a nueve meses.

CICLO DE VIDA: Los huevos tardan de 3 a 8 días para desarrollarse e incubar en las orugas. Las orugas tienen de 9 a 14 días para pasar por cinco etapas antes de la fase larvaria en pupa. El primer estadio larvario, recién salida del huevo, es de color verde pálido sólido y transparente. En el segundo estadio larvario se desarrolla un patrón característico de bandas transversales blancas, amarillas y negras, y los tentáculos comienzan a crecer. El tercer estadio larvario tiene más bandas distintas, sobre todo en el abdomen. El cuarto estadio se caracteriza por un nuevo patrón de bandas en el tórax, y manchas blancas en las pseudopatas cerca de la parte posterior de la oruga. El quinto y último estadio larvario tiene un patrón de bandas más complejos y puntos blancos en las pseudopatas. La masa corporal de las orugas en la quinta etapa se ha incrementado alrededor de 2,000 veces la de los estadios de la primera etapa. Las larvas deben comer constantemente para ingerir suficiente algodoncillo para aumentar la masa de manera tan dramática en unas pocas semanas. Las larvas en las etapas finales de desarrollo dejan de alimentarse para buscar un lugar para formar una pupa o crisálida - la última etapa de desarrollo antes de la aparición de la mariposa adulta. En la quinta etapa la larva se adhiere firmemente a una hoja o rama elegida con un cojín de seda, para prenderse con sus patas traseras y colgando hacia abajo. La larva muda a continuación para revelar un cuerpo opaco, crisálida de color azul-verde adornada con puntos de oro. A temperaturas normales de verano, la morfología de adultos se desarrolla dentro de unas pocas semanas. La cutícula de la crisálida se convierte en transparente y los colores naranja y negro característicos de las alas de la monarca se hacen visibles. Al final de la metamorfosis, el adulto emerge de la crisálida, expande sus alas y vuela. La metamorfosis de la monarca de huevo a adulto dura tan poco como 25 días en temperaturas cálidas de verano, y hasta 7 semanas en condiciones frescas de primavera.

ALIMENTACIÓN: las monarcas adultas reúnen el néctar de muchos tipos diferentes de flores, pero las orugas sólo se alimentan de las hojas de algodoncillo. El algodoncillo proporciona compuestos tóxicos que protegen a la monarca de los depredadores.

AMENAZAS: Las monarcas están amenazadas por la pérdida de algodoncillo en el Medio Oeste debido a la fumigación con el Roundup (glifosato) sobre los cultivos genéticamente modificados que casi ha acabado con el algodoncillo desde el núcleo de la extensión de la mariposa. Ellas también están amenazadas por la expansión, el cambio climático global, los pesticidas, el desarrollo de sus campos de hibernación en California, y la explotación forestal de sus zonas de hibernación en México.

EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN: Las monarcas a través de América del Norte han disminuido en más del 80 por ciento en los últimos 20 años. A mediados de la década de 1990 había aproximadamente 1 mil millones las monarcas, pero a partir del invierno de 2013 a 2014, la población había disminuido a 35 millones.
Mariposa monarca por jennifer nish/Flickr